Está en: Portada > Información corporativa > Historia > Optimización de recursos (1993-1994)

Información corporativa

Optimización de recursos (1993-1994)


Hora de apretarse el cinturón

En 1993 se incorporó como gerente el Sr. Manuel Feu. En unos momentos en los que se empezaba a hablar de importantes limitaciones presupuestarias en la Administración y de posibles recortes en los servicios de lo que conocemos como Estado del bienestar, poco a poco todos los servicios del hospital y también desde la dirección se iniciaron programas y propuestas para optimizar los recursos sin perjuicio de la calidad asistencial.

Aquel año se creó la Unidad de Medicina de Urgencias del Servicio de Medicina Interna para atender a los pacientes agudos que podían necesitar una estancia corta. Junto con estas actuaciones de optimización de los recursos asistenciales, se hizo un esfuerzo para conseguir una disminución sustancial y racional de los stocks de material.

También en 1993 se puso en marcha el equipo de paro cardíaco, que cubria a todo el hospital, se inauguró la Unidad de Resonancia Magnética y se abrió la UFISS (Unidad Funcional Interdisciplinaria Sociosanitaria) geriátrica para ofrecer atención a aquellos pacientes mayores con multipatologías.

Las UFISS se crearon en el marco del programa Vida als anys con el fin de facilitar la conexión entre el hospital y el medio extrahospitalario para garantizar la continuidad asistencial. Un año más tarde se inauguraba otra UFISS: la respiratoria.

El mismo 1993 el Servicio de Medicina Preventiva abrió dos unidades innovadoras: la Unidad de Atención al Viajero, que ofrecía información sobre vacunaciones y consejos higiénico-sanitarios necesarios para viajar a países tropicales o países con unas condiciones sanitarias insuficientemente desarrolladas, y la Unidad de Deshabituación al Tabaco. La atención que se prestaba al personal durante toda su vida laboral tuvo un punto culminante en la organización de las Jornadas para la preparación para la jubilación, por parte de la Comisión de Fondo Social.

Subir


Avances y nuevas actividades

En 1994 el Servicio de Cirugía Cardíaca iniciaba el Programa de asistencia circulatoria ventricular, único en Cataluña. En mayo de ese mismo año se incorporava la Radiocirugía Esterotáctica.

También en 1994 el Servicio de Cirugía Torácica empezó a utilizar una nueva técnica quirúrgica, la cirugía por videoendoscopia, y se potenció la Unidad de Endoscopia Digestiva Intervencionista, con la que, con anestesia general o sedación, se realizaban una media de cuatro exploraciones diarias.

En relación a los trasplantes, en 1993 el Hospital fue el primero de Cataluña en número de donantes de órganos, al tiempo que las donaciones multiorgánicas se incrementaban. Gracias a este ritmo creciente de donaciones, en 1995 la Ciudad Sanitaria y Universitaria de Bellvitge se convirtió en el segundo hospital español en número total de donantes.

El Programa de trasplante hepático, que en 1995 celebró los diez años de funcionamiento, llegó a los 300 trasplantes de hígado con una supervivencia del 75% a los tres años de la intervención.

La labor y la implicación de la Enfermería en los programas de trasplantes se reflejó en la organización del I Congreso Nacional de Enfermería sobre Trasplante de Òrganos Sólidos, que se celebró en 1994 y que contó con la participación activa de todos los servicios del hospital y con la asistencia de profesionales de toda España.

Subir

Premio a la calidad

La incidencia en la política y el control de calidad se vio recompensada en 1994 cuando la Ciudad Sanitaria fue la ganadora del primer premio Avedis Donabedian al mejor esfuerzo en calidad asistencial. También un año más tard, la Memoria de la CSUB correspondiente al ejercicio de 1993 obtuvo el primer premio concedido por la Fundación Avedis Donabedian.

Poco antes, en octubre de 1992, había nacido el Programa de voluntariado como valioso complemento a la asistencia sanitaria del enfermo. Durante 1995, este programa organizó, junto con el Conservatorio del Liceo, la celebración de un concierto el primer sábado de cada mes.

La acogida al paciente ingresado por Urgencias se pasó a realizar de una forma más personalizada, con una valoración inmediata de su estado y se intenta una atención rápida, dentro de las posibilidades de un servicio que en ocasiones no puede absorber las demandas de una población que reconoce el hospital como el primer punto de referencia en caso de una urgencia médica.

Un equipo de azafatas, situada en distintos puntos del hospital, se encargaban de dar la información necesaria a los pacientes, a sus familiares y a los visitantes.

En la relación y el trato personal, se dio mucha importancia a la recogida de las opiniones de los usuarios, ya fuese a través de las encuestas de satisfacción o recaptando directamente sus opiniones, una información que pasó a servir para mejorar la calidad asistencial y de atención al paciente.

También se tuvieron muy en cuenta todos aquellos aspectos que podían ayudar a mejorar la estancia de los pacientes, entre ellos los relacionados con el confort de las dependencias y, en especial, de las habitaciones. La información obtenida de los usuarios pasó a proporcionar datos muy relevantes sobre cuáles eran los ámbitos a mejorar.

Un canal gratuito de vídeo, experiencia pionera en los hospitales públicos catalanes, se orientó a dar información a los pacientes ingresados en el centro.

Aún en 1994, el Hospital participó en el Proyecto Aura, destinado a la integración laboral de personas con disminuciones sensoriales provocadas por el síndrome de Down, y se incorporaron dos personas a la Unidad de Hotelería.

También se colaboró en el programa deportivo Hospisport para discapacitados físicos, que sirvió para que un trabajador de Hotelería, el Sr. Roger Devesa, consiguiese dos medallas, una de oro y una de plata, en los juegos internacionales Special Olympics, celebrados en New Haven (Connecticut, EUA) en verano de 1995. 

Subir



La investigación, una línea de futuro

El fomento de la investigación en el HUB tuvo su expresión más innovadora en la Unidad Mixta del FISS. Se trataba de una unidad que se beneficiaba de destacados antecedentes como la Comisión de Investigación, la Unidad de Investigación Experimental, y la Subdirección de Docencia e Investigación, y de una situación favorable enmarcada por la actuación de la Fundación August Pi i Sunyer en investigación biomédica y por los acuerdos con la Universidad de Barcelona.

La ampliación del Campus de Bellvitge había generado un aumento de la actividad investigadora, hecho que reclamaba la elaboración de un nuevo organigrama para racionalizar los recursos y facilitar la interacción y multidisciplinariedad de grupos.

Este nuevo modelo se ajustaba al propuesto por el FISS, seguido por la mayoría de grupos de investigación sanitaria del Estado. El Hospital Universitario de Bellvitge contaba con los tres tipos de unidades que propone el FISS: la Unidad Clínico-epidemiológica como unidad básica de cualquier hospita, la Unidad Clínico-experimental y la Unidad Mixta, que englobaba las dos anteriores y que estaba formada por grupos de investigación del mismo hospital, más grupos de otras instituciones que estaban asociados.

El HUB colaboraba con el Instituto de Investigación Oncológica (IRO) y la Universidad de Barcelona, y ya contaba con las principales líneas de investigación que se seguían en los Estados Unidos o la Unión Europea. En 1993, el Hospital se acreditó como Unidad Mixta de Investigación en colaboración con el Instituto Catalán de Oncología y la Universidad de Barcelona. Todas las instituciones que de una u otra forma participaban en labores investigadoras en el marco del Campus de Bellvitge (ICS, HUB, UB, ICO i IRO) constituyeron una Comisión Mixta como órgano de coordinación que potenciaba la investigación en las Ciencias de la Salud, optimizaba los recursos humanos y materiales, coordinaba las distintas unidades de investigación, y favorecía vocaciones investigadoras con una proyección de conjunto.

La actividad investigadora tenía un fiel reflejo en el elevado número de publicaciones científicas en las que participaban los profesionales. En este ámbito destacaban especialmente las publicaciones sobre temas de neurociencias y cirugía.

La producción científica se multiplicó casi por cuatro desde 1992 hasta 1997. El HUB se había convertido en el primer centro sanitario de España en publicaciones de ciencias de laboratorio y neurociencias y el cuarto en materia de cirugía.

Subir