Está en: Portada > Información corporativa > Historia > A pleno rendimiento (1976-1979)

Información corporativa

A pleno rendimiento (1976-1979)

Nuevos servicios y especialidades

El año 1976 puede considerarse como la fecha de arranque completo de las 20 plantas del Hospital. Se sucedieron la apertura de nuevos servicios y la implantación de casi todas las especialidades. También durante esos años se inauguraron nuevas secciones y unidades innovadoras.

Buen ejemplo de ello es la Unidad de Hipertensión Arterial, dentro del Servicio de Nefrología. Esta unidad fue pionera en el diseño de una campaña asistencial en los centros de atención primaria del Baix Llobregat y de una campaña publicitaria en l'Hospitalet de Llobregat para la lucha y la prevención contra la hipertensión arterial, anticipándose a campañas de educación sanitaria que en los años ochenta lanzaría el Departamento de Sanidad y Seguridad Social.

Otra sección que inició su actividad durante esos años fue la de Enfermedades Infecciosas, pionera en España, que progresivamente asumió responsabilidades en la asistencia de determinadas infecciones y en el control de la política de antibióticos.

También inició el funcionamiento el equipo de anorexia y bulimia, mucho antes de que se conociera el gran impacto social de estas enfermedades. La primera paciente con anorexia nerviosa ingresó en Psiquiatría en diciembre de 1975 y hoy en día la Unidad de Trastornos de la Alimentación es un referente en toda Cataluña, como también lo es la Unidad de Trastornos de la Alimentación es un referente en toda Cataluá, como también lo es la Unidad de Ludopatías.

Hay que buscar el actual reconocimiento del Servicio de Psiquiatría en la labor para conseguir que el enfermo mental fuese considerado un paciente más y que se contase con la posibilidad de utilizar todos los medios diagnósticos y terapéuticos que estaban a disposición de los demás servicios médicos. El Servicio de Psiquiatría fue el primero en incorporarse en un hospital de la Seguridad Social.

Se consolidaron servicios médicos como el del Aparato Digestivo y nuevas instalaciones, como la Unidad de Diálisis. Durante este período cabe destacar la labor de Cirugía Cardíaca, el servicio que realizaba más operaciones extracorpóreas y que obtenía los mejores resultados de Cataluá. I también fue pionera en un hospital de la Seguridad Social la creación de Cirugía Vascular como servicio.

Subir

Hospital y universidad

En el marco general de crecimiento de la actividad asistencial, el mundo de la enfermería vivió un importante cambio cualitativo: los estudios de enfermería pasaron a ser universitarios. La implantación del nuevo plan de estudios no fue nada fácil, con el antecedente de un encierro en el Hospital de San Pablo para reivindicar la titulación universitaria.

La escuela del Edificio Príncipes de España fue una de las pocas que decidió poner en marcha ese mismo año el nuevo plan de estudios. Con una previsión de cincuenta alumnas, la escuela se encontró con 150 matriculados y con unas instalaciones poco preparadas para acogerlos.

El curso 1977-78 se inició con retraso, con clases en el gimnasio y con los profesores reciclándose al tiempo que iban formando a los alumnos. La Escuela de Enfermería pasó a ser la Escuela Universitaria de Enfermeras, adscrita a la Universidad de Barcelona.

Desde el principio, el hospital tenía médicos residentes, pero el camino para conseguir ser reconocido como hospital universitario fue laborioso. En estos años se consiguió la acreditación para la docencia posgraduada, se realizaron cursos de posgrado en distintas especialidades como los de Cirugía Maxilofacial y Oral o los de Cirugía Vascular, y también se organizaron cursos internacionales, como los de Otorrinolaringología.

Cabe remarcar el reconocimiento en la formación de especialistas en Farmacia Hospitalaria, a través del Servicio de Farmacia, que, junto con los de Vall d'Hebron y San Pablo, fueron los primeros de Cataluña en la formación de residentes de esta especialidad..

Subir

Primeros trasplantes renales

Desde los mismos inicios del centro, el Edificio Príncipes de España realizaba trasplantes de córnea. El siguiente programa de trasplante que se implantó fue el de riñón, que tuvo un largo recorrido hasta llegar a los excelentes resultados actuales.

En España, los primeros trasplantes renales se habían realizado en el Hospital Clínico de Barcelona a mediados de los años setenta, por un equipo pluridisciplinar de urólogos y nefrólogos. Años más tarde, dos de los nefrólogos de aquel equipo coincidieron en el Edificio Príncipes de España y, junto con el Dr. Narcís Serrallach, jefe del Servicio de Urología, pusieron en funcionamiento un Programa de trasplante renal, en un marco de colaboración multidisciplinar.

En 1979, la aprobación de la Lei de trasplantes ofreció el marco legal para poder obtener los órganos de personas difuntas.

El primer trasplante renal en el hospital se realizó en 1978, procedente de un donante vivo, en este caso de una madre a un hijo. A partir de 1980 se consolidó plenamente el Programa y hoy obtiene uno de los mejores resultados de España.

Subir